OCTUBRE: ENVIO GRATUITO EN TODOS LOS PEDIDOS

LA HISTORIA DE CURFBOARD

TODO EMPEZÓ EN LOS 80

Como muchos niños de los 80, el fundador de nuestra empresa, Stephan Augustin, empezó con el skateboarding. Pronto, después de esa primera experiencia con el skate, viajó a Bali y se subió a una tabla de surf por primera vez, lo que resultó ser una experiencia apasionante. 

Al mismo tiempo, surgió el snowboard y construyó sus primeras tablas con un simple prensado y revestimiento. Las fijaciones estaban hechas a partir de cinturones de cuero y las botas que tenían eran... ¡Botas Lunares! Lejos de ser perfectas, pero lo intentó todo para experimentar esa sensación única del surf, skate y snowboard.

Al darse cuenta de su pasión por el diseño industrial, Stephan empezó a estudiar en la Universidad de las Artes de Berlin. Sin embargo, lejos de las montañas y el océano, echaba en falta el snowboard y el surf. Decidió recrear esa sensación con un skateboard y empezó a experimentar con sus primeros diseños de skates. 

Las primeras tablas tenían solo 2 ruedas y usaban gomas para reajustarlas. Poco después tuvo la idea de sustituir las gomas con cinemática inteligente, que utilizaba el peso corporal como una fuerza restauradora. Esto dio origen a una variedad de conceptos.

LOS ABUELOS DE CURFBOARD

Después de graduarse a mediados de los 90, Stephan continuó experimentando con varios conceptos de skatesboard. Si bien, no todo era perfecto, estaba muy contento con una característica concreta. El comportamiento de conducción de estos prototipos era como el de una tabla de snowboard o el de una tabla de surf. Durante los giros se inclinaba en el canto y al ir en linea recta la tabla se volvía tranquila y se quedaba plana en linea con el suelo, similar a una tabla de snowboard y una tabla de surf.

En 1994, Stephan conoció al ingeniero de la BMW Rudi Mueller en ISPO. Tras varias charlas inspiradoras, Rudi y Stephan empezaron a desarrollar el STREET CARVER para BMW entre 1997 y el 2000. Ayudó el hecho de que los dos tenían el mismo objetivo en mente y sabían exactamente la sensación que debería transmitir al deslizarse. Una colaboración única y divertida.

La característica técnica del STREET CARVER era su dirección progresiva cinemática, que se ajustaba automáticamente al peso del rider. 

Las ruedas se inclinaban como una moto y permitía un ride mucho más dinámico. 

LA HISTORIA CONTINUA CON CURFBOARD

En otoño de 2015, el hijo de Stephan, Jonas, encontró uno de los viejos prototipos de su padre en el garaje. Viendo el interés de su hijo en el prototipo, a Stephan se le despertó algo en su interior. El viejo prototipo era pesado y estaba desactualizado, pero la idea de un eje autoajustable seguía siendo única. Los dos empezaron a trabajar y experimentar el desarrollo de un nuevo eje. Durante el invierno, se refinó y mejoró la geometría. Al final el concepto les convenció tanto que decidieron lanzar una campaña de Kickstarter.

En el periodo previo a la campaña de Kickstarter, la empresa Curfboard fue establecida y Stephan solicitó las patentes internacionales para el nuevo diseño del eje. Era el momento de planificar la campaña, grabar un video en Barcelona y generar suficientes seguidores a través de las redes sociales. En Septiembre de 2016, la campaña de Crowdfunding se lanzó online durante 4 semanas y superó el objetivo de financiación.

Con la financiación de Kickstarter, fue posible financiar ingenieros y diseñadores para que hicieran que el eje no fuera solo funcional, sino también visualmente único.

Con el prototipo del eje listo, Stephan solicitó el ISPO Brand New Award 2017 y Curfboard quedó finalista y fue galardonado con un stand en la feria de artículos deportivos más grande del mundo en Munich. La respuesta de la audiencia fue abrumadora.

Después de la feria, el trabajo de producción se puso inmediatamente en marcha. Stephan visitó fabricantes, planeó, modificó, inspeccionó muestras y finalmente, con algunos retrasos, supervisó la primera producción. ¡Qué sensación!

Fue el 1 de Octubre de 2017 cuando llegó el primer contenedor lleno de tablas al almacén cerca de Munich y los seguidores de Kickstarter recibieron sus tablas con solo 1 mes de retraso.

Desde entonces han sucedido muchas cosas. Curfboard y su tecnología se ha establecido con firmeza en el mundo del surfskate. El equipo está creciendo, se han creado importantes partnerships y se están enviando Curfboards a los fans del surfskate en todo el mundo.